HOMO VIVO

El Homo Vivo puede definirse como el ser humano en su estado más puro y esencial, una entidad biológica y natural que existe independientemente de las construcciones legales y las ficciones jurídicas creadas por el hombre. El Homo Vivo posee una dignidad inherente y unos derechos inalienables que no dependen de ningún sistema legal o contrato para su reconocimiento. Estos derechos, como la vida, la libertad y la propiedad, son intrínsecos a su condición de ser racional real, natural y derivan de la ley natural, que establece principios universales de justicia y moralidad.
 
Desde una perspectiva filosófica, el Homo Vivo es un ser racional y moral, capaz de discernir el bien del mal y de tomar decisiones autónomas. Su existencia está marcada por la capacidad de pensar, sentir, y actuar de manera que refleje su humanidad y sus valores fundamentales. Este individuo real y natural interactúa con su entorno de manera directa y significativa, buscando realizar su potencial y vivir en armonía con los principios que rigen la naturaleza.
 
A nivel práctico, el Homo Vivo es el individuo que vive y experimenta el mundo sin las mediaciones de ficciones legales. Es el individuo integro y completo inmerso en la realidad, en sus relaciones personales y en sus interacciones con la naturaleza. Este ser no es una creación de ninguna entidad abstracta, sino una realidad viva y palpable que trasciende cualquier estructura legal impuesta por las sociedades humanas.
 
Desde el punto de vista jurídico, representa el primer estadio de diferenciación entre la realidad y la ficción legal y no hace falta ninguna declaración ni comunicación o documentación para autodefinirse Homo Vivo, cualquiera en cualquier momento puede definirse tal, desde el momento en que, es una realidad objetiva inconfutable, que un Homo Vivo, real, natural existe, está presente en el presente, es tangible y capaz de expresarse autonomamente y desde ese estatus jurídico puede invocar la aplicación de todos los preceptos de la Ley Natural.
 
Puede también declarar anticipadamente su estatus de ser racional, individual, real y natural, en cooperación con otros Homos Vivos para exponer su sostén a la jurisdicción de Ley Natural, pre estatal y pre jurídica a traves de imprimir su esencia trascendente en forma y sustancia con el propio autógrafo y sello, demostrando también de no estar sometido a las normas legales si estas le generan un prejuicio, ya que, cada estamento de la jurisdicción estatal debe ser aceptado y reconocido por todos y cada uno de los individuos reales, naturales, en plena consciencia de sus capacidades físicas y mentales para que tengan validez, pero la declaración a priori expresa que no se da legitimidad a dichas suposiciones legales.
No hagamos lo que deseamos; en lugar de ello, seamos responsables de lo que somos.

Jean-Paul Sartre. 

Hasta ahora se mantuvo oculto el conocimiento de la verdadera dignidad, legitimidad y valor de cada hombre y mujer que habitan este plano existencial tienen, con la intención de someter esta fuerza trascendental de la naturaleza. Hoy es el momento de comenza a ser los creadores de un Nuevo Paradigma comenzando por retomar el lugar central que nos corresponde en la creación y ser artífices conscientes de nuestro noble y elevado destino, reconociendo plenamente nuestra condición de ser racional, individual, real, natural en cuanto Homo Vivos, pre estatales y pre jurídicos, o sea ser la fuente de toda expresión humana.

La concepción iusnaturalista distingue entre dos conceptos fundamentales: la persona jurídica, que es una construcción legal y una ficción jurídica, y el homo vivo, real y natural.

Persona Jurídica

  1. Definición: En el contexto del derecho positivo, una persona jurídica es una entidad, como una corporación, una empresa o una organización, que tiene derechos y obligaciones legales. Según el Black’s Law Dictionary, una persona jurídica es una “corporación” o una “entidad legal ficticia”.

  2. Ficción Jurídica: La persona jurídica es una ficción creada por las normas positivas para permitir que estas entidades realicen actividades legales, celebren contratos, posean propiedades y demanden o sean demandadas en tribunales. No tiene existencia física o biológica, sino que existe solo en el ámbito legal.

  3. Máscara Legal: El término “persona” proviene del latín “persona”, que significa “máscara”. En este contexto, se refiere a la “máscara” que la ley coloca sobre los individuos o sobre las entidades para interactuar en el ámbito legal. Esto implica que la persona jurídica es una representación, una fachada para ciertas acciones y responsabilidades en el marco del derecho positivo.

Definición de ficción jurídica – Diccionario Panhispánico Jurídico(link) – 

Gral. Artificio jurídico que permite otorgar efectos jurídicos a una situación o relación inexistente, como si se hubiera producido.

«La verdad jurídica establecida por la ficción despliega su eficacia del mismo modo que la desplegaría la verdad natural. Se tiene pro veritate lo que —fuera del mundo jurídico— no es realmente verdad […]. Esto mismo acontece en el caso del llamado silencio administrativo, que opera “como si” verdaderamente la Administración hubiera actuado formalmente: la norma jurídica que regula el supuesto atribuirá a ese callar de la Administración un determinado significado: ya sea positivo (el interesado podrá entender estimada su pretensión) ya sea negativo (el interesado podrá considerar que se le ha desestimado su pretensión)»

Homo Vivo, Real y Natural

  1. Definición: El Homo vivo, real y natural se refiere al individuo en su estado natural, un ser con existencia biológica y vida real. Este concepto se enmarca en la Ley Natural, que reconoce a los hombres como seres racionales y con derechos inalienables.

  2. Jurisdicción de la Ley Natural: Bajo la ley natural, el Homo vivo, real y natural está gobernado por principios universales y morales que son inherentes a la naturaleza humana. Estos principios no dependen de las leyes positivas ni de las construcciones legales creadas por el hombre.

  3. Derechos Inalienables: Los derechos del Homo vivo, real y natural incluyen la vida, la libertad y la propiedad. Estos derechos son innatos y no pueden ser legítimamente suprimidos por ninguna autoridad legal o gobierno. Están basados en la dignidad humana y la racionalidad inherente a todos los hombres y mujeres.

  4. Autonomía y Libertad: En la concepción iusnaturalista, el Homo vivo, real y natural tiene una autonomía y libertad que trascienden las restricciones impuestas por el derecho positivo. Esta libertad es una manifestación de los derechos naturales y la dignidad humana.

No hagamos lo que deseamos; en lugar de ello, seamos responsables de lo que somos.

Jean-Paul Sartre. 

EL HOMO VIVO NUESTRA ESENCIA PRIMIGENIA

En la concepción iusnaturalista, la distinción entre la persona jurídica y el Homo vivo, real y natural es fundamental para entender la relación entre la ley natural y el derecho positivo. La persona jurídica es una ficción legal utilizada para facilitar operaciones legales, mientras que el homo vivo, real y natural representa al individuo recional pleno con derechos inalienables bajo la ley natural. Este enfoque subraya la primacía de los derechos naturales y la dignidad humana, proporcionando un marco para evaluar y desafiar las limitaciones del derecho positivo

Diferencias Fundamentales

  1. Existencia Real vs. Ficción Jurídica: El homo vivo, real y natural existe en la realidad biológica y física, mientras que la persona jurídica es una creación abstracta del sistema legal, como un personaje en una obra literaria, una ficción que permite la operación de entidades no humanas en el ámbito legal.

  2. Fundamento de los Derechos: Los derechos del homo vivo, real y natural están fundamentados en la ley natural y la moral universal, mientras que los derechos y obligaciones de la persona jurídica están definidos y limitados por el derecho positivo y los autores de los relatos literarios autodenominados (autoridades).

  3. Sujeto de la Ley: La persona jurídica está sujeta a las leyes creadas por el hombre, mientras que el homo vivo, real y natural está sujeto a la ley natural. Este último puede invocar derechos naturales que trascienden cualquier legislación positiva.

Aplicación Práctica y Consideraciones

  1. Conflictos de Jurisdicción: En la práctica, los sistemas legales actuales operan predominantemente bajo el derecho positivo, lo que puede generar conflictos cuando un individuo invoca la ley natural para reclamar derechos superiores o inalienables.

  2. Reconocimiento Legal: Aunque el homo vivo, real y natural tiene derechos naturales que trascienden la ley positiva, su reconocimiento y protección pueden ser limitados en sistemas legales que priorizan la ficción jurídica y las construcciones legales sobre la ley natural.

  3. Desobediencia Civil y Derechos Humanos: La distinción entre la persona jurídica y el homo vivo, real y natural es crucial para aplicar la desobediencia civil y en la defensa de los derechos humanos y los derechos individuales inalienables. Argumentar desde la perspectiva de la ley natural proporciona una base moral y ética para desafiar leyes positivas injustas.

EL ENGAÑO OCULTO DEL SISTEMA ACTUAL

El sistema de derecho positivo opera a menudo mediante estructuras y normas que no siempre son completamente transparentes para los individuos. En este contexto, el homo vivo, es decir, el individuo real y natural, puede ser inducido a asociarse con la ficción jurídica mediante propuestas contractuales que enmascaran la verdadera naturaleza de esta relación. Este proceso puede ser visto como una forma de engaño que explota el desconocimiento del individuo sobre su propia esencia y sobre el funcionamiento del sistema legal.

Para entender cómo ocurre esto, es crucial considerar cómo las leyes positivas y los contratos legales están diseñados. El derecho positivo, que es el conjunto de leyes creadas por las autoridades humanas, establece una serie de obligaciones y derechos que aplican a las personas jurídicas, incluyendo a los individuos en su capacidad de sujetos legales. Estas leyes y contratos son presentados a menudo de manera que parecen beneficiosos o necesarios, y los individuos los aceptan sin cuestionar su naturaleza o implicaciones profundas.

El homo vivo, desconociendo la distinción entre su existencia biológica y la ficción jurídica, acepta estos contratos y, en consecuencia, se somete a la jurisdicción del derecho positivo. Este sometimiento ocurre porque los contratos y leyes positivos utilizan un lenguaje y una estructura que hacen que el individuo perciba estas normas como parte integral de su vida cotidiana, sin darse cuenta de que está operando bajo un sistema de ficciones legales.

En este proceso, la persona jurídica, que es una creación abstracta y artificial, toma precedencia sobre el homo vivo. El sistema legal, al priorizar la ficción jurídica, puede entonces ejercer control y autoridad sobre el individuo mediante regulaciones, impuestos y otras obligaciones que derivan de la aceptación de estos contratos legales.

El engaño radica en la falta de educación y transparencia sobre la verdadera naturaleza del hombre y de este sistema. Los individuos no son plenamente conscientes de que al aceptar ciertos contratos, están renunciando a sus derechos y libertades inherentes como seres humanos reales y naturales, y están aceptando una serie de obligaciones que derivan de su asociación con una entidad ficticia.

Este mecanismo permite al derecho positivo mantener su jurisdicción y control sobre la ficción jurídica y fuerza de forma encubierta al homo vivo a asociarse a la entidad artificial, ya que la mayoría de las personas no cuestiona el sistema ni busca entender las implicaciones profundas de estos contratos (por eso son personas). La educación y la concienciación sobre la Ley Natural y la distinción entre el ser vivo real, natural y la ficción jurídica son esenciales para que los individuos puedan tomar decisiones informadas y, eventualmente, desafiar eludiendo al sistema que pretende sometelos a su jurisdicción.

El sistema de derecho positivo, mediante propuestas contractuales y un uso estratégico del lenguaje y las normas legales, induce al homo vivo a asociarse con la ficción jurídica. Esto permite al sistema ejercer su jurisdicción, manteniendo el control sobre individuos que no conocen su verdadera naturaleza ni la naturaleza del sistema en el que operan. Este proceso puede ser visto como un tipo de engaño y fraude que explota el desconocimiento generalizado sobre estas distinciones fundamentales para someter, dominar y esclavizar a la humanidad.

LA DIFERENCIA ENTRE EL HOMO VIVO Y EL CIUDADANO

El homo vivo, como sede de derechos individuales inalienables, se distingue fundamentalmente de la noción de ciudadano (otra ficción jurídica) bajo el derecho positivo en varios aspectos cruciales. Esta diferenciación radica en la relación del individuo con la realidad, su autonomía y los límites impuestos por el colectivismo y el bien común tal como son interpretados en el marco del derecho positivo.

La dicotomía entre el individualismo basado en el respeto mutuo y el colectivismo es un tema central en la filosofía iusnaturalista la política y la estructura social. Para explicar esta dicotomía, es útil analizar los principios fundamentales y las implicaciones de ambos enfoques.

La minoría más pequeña del mundo es el individuo. Aquellos que niegan los derechos individuales no pueden pretender además ser defensores de las minorías.

Ayn Rand.

Derechos Individuales Inalienables

El homo vivo es portador de derechos que son intrínsecos a su naturaleza y no pueden ser legítimamente suprimidos o transferidos. Estos derechos, como el derecho a la vida, la libertad y la propiedad, son inalienables y universales. Están fundamentados en la ley natural, que reconoce la dignidad y autonomía de cada ser humano.

En contraste, el ciudadano bajo el derecho positivo tiene derechos y obligaciones que son definidos y regulados por las normas y políticas de una autoridad gobernante. Estos derechos pueden ser alterados o restringidos por el estado en nombre del bien común, la seguridad nacional o el interés público.

Realidad y Autonomía

El homo vivo reside como un hecho irrefutable en la realidad, en su existencia biológica y natural. Su identidad y derechos no dependen de constructos legales o sociales, sino que emergen de su propia naturaleza como individuo natural. Este ser real y natural ejerce su autonomía sin estar sujeto a la autoridad de ficciones jurídicas.

El ciudadano, por otro lado, es una creación del estado y opera dentro de las normas y reglas establecidas por el derecho positivo. Su identidad legal, derechos y obligaciones son definidos por su relación con el estado y la sociedad. La autonomía del ciudadano está limitada por las normas y regulaciones que buscan equilibrar los intereses particulares de dicho ente atificial con el bien común del más amplio ente artificial llamado sociedad, colectivo, estado, nación o pueblo.

Limitaciones del Colectivismo

El homo vivo no está sujeto a los dictámenes del bien común en la misma medida que el ciudadano. La Ley Natural reconoce la primacía de los derechos individuales sobre las demandas colectivas. Esto significa que los derechos inalienables del homo vivo no pueden ser sacrificados en nombre de intereses colectivos.

En el derecho positivo, el bien común y el colectivismo a menudo justifican la limitación de los derechos individuales. Las políticas y normas se diseñan para promover el bienestar general, lo que puede implicar la restricción de ciertas libertades individuales. El estado tiene el poder de imponer restricciones y deberes en aras del orden público, la salud y la seguridad, entre otros objetivos colectivos.

Diferenciación Esencial

La diferenciación esencial entre el Homo Vivo y el ciudadano radica en la fuente y la naturaleza de sus derechos y la autoridad a la que están sujetos. El Homo Vivo, con derechos inalienables derivados de la Ley Natural, mantiene una autonomía que trasciende las imposiciones del colectivismo y las restricciones del derecho positivo.

El ciudadano, en cambio, está integrado en un marco legal y social donde sus derechos y libertades están continuamente negociados y, a menudo, subordinados al bien común tal como es definido por las autoridades gobernantes. Esta integración en la estructura del derecho positivo significa que el ciudadano puede enfrentar limitaciones y obligaciones que el Homo Vivo, en teoría, no tendría bajo la Ley Natural.

Implicaciones Prácticas

Aunque esta distinción filosófica y ética es clara, su implementación práctica es compleja. Los sistemas legales actuales operan “casi” exclusivamente bajo el derecho positivo, y el reconocimiento de los derechos naturales del Homo Vivo es limitado. Para que esta distinción tenga un impacto tangible, es necesario un cambio significativo en la conciencia y la estructura legal y social.

La clave está en la educación y la concienciación sobre estos conceptos, fomentando una comprensión más profunda de los derechos inalienables y la autonomía del individuo como homo vivo. Además, se requiere un esfuerzo concertado para reformar las instituciones legales y políticas, de modo que respeten y protejan estos derechos naturales de manera más efectiva.

EN RESUMEN

En resumen, el homo vivo, como sede de derechos individuales inalienables, se distingue drásticamente del ciudadano sometido al derecho positivo. Esta distinción se basa en la fuente y la naturaleza de sus derechos, su relación con la realidad y la autonomía, y su inmunidad frente a las limitaciones impuestas por el colectivismo y el bien común. La comprensión y el reconocimiento de esta diferenciación son cruciales para proteger la dignidad y la autonomía de los individuos reales y naturales que interactúan socialmente.

EL MANANTIAL - LO INDIVIDUAL CONTRA LO COLECTIVO

“El manantial” (The Fountainhead), escrito por Ayn Rand, es una novela que se centra en la lucha del arquitecto individualista Howard Roark contra las fuerzas de la conformidad y el colectivismo. La obra fue adaptada en una película del mismo nombre en 1949, dirigida por King Vidor y protagonizada por Gary Cooper como Roark y Patricia Neal como Dominique Francon.

El monólogo del protagonista de “El manantial” (The Fountainhead) de Ayn Rand, Howard Roark, es una poderosa declaración de individualismo y creatividad.

Todo aquello que sofoca la individualidad, sea cual sea el nombre que se le dé, es despotismo.

Jean-Paul Sartre. 

RESUMEN DEL LIBRO

Argumento:

  • Howard Roark, un arquitecto talentoso e innovador, es expulsado de la escuela de arquitectura por su rechazo a seguir las normas tradicionales.
  • Roark lucha por mantener su integridad creativa frente a la presión de comprometer sus diseños para agradar a la mayoría.
  • A lo largo de la novela, se enfrenta a varios antagonistas, incluyendo Peter Keating, un arquitecto conformista que busca éxito a cualquier costo, y Ellsworth Toohey, un crítico de arquitectura que promueve el colectivismo.
  • Roark se enamora de Dominique Francon, una mujer que comprende y comparte su visión, pero inicialmente duda de que el mundo merezca su talento.
  • Roark es llevado a juicio por dinamitar un proyecto que había sido alterado sin su consentimiento. En su defensa, expone su filosofía de individualismo y creatividad.

Temas Principales:

  • Individualismo vs. Colectivismo
  • Integridad creativa
  • El papel del creador en la sociedad
  • La lucha por la libertad personal y la realización

RESUMEN DE LA PELÍCULA

Argumento:

  • La película sigue de cerca la trama del libro, centrándose en la lucha de Roark para construir según su visión, sin comprometer su integridad.
  • Howard Roark es interpretado por Gary Cooper, quien encarna al arquitecto que se niega a ceder a las demandas de una sociedad que valora la conformidad.
  • Patricia Neal interpreta a Dominique Francon, una mujer que lucha entre su admiración por Roark y su creencia de que el mundo destruirá su genialidad.
  • La relación entre Roark y Dominique es central en la película, mostrando su complicidad y lucha conjunta contra el statu quo.
  • La película culmina con el juicio de Roark, donde defiende apasionadamente su derecho a crear sin interferencias.

Diferencias y Similitudes:

  • La película simplifica algunos elementos del libro para adaptarse al formato cinematográfico, pero mantiene los temas y el mensaje central.
  • El monólogo de Roark en el juicio, un momento crucial en el libro, se mantiene en la película, subrayando la filosofía de Rand sobre el individualismo.

TEMAS CALVE Y FILOSOFÍA

Individualismo:

  • Roark representa al individuo que persigue su visión personal, sin ceder ante las presiones de la sociedad.
  • La novela y la película critican la mediocridad y la conformidad, celebrando la creatividad y la originalidad.

Integridad:

  • Roark es un ejemplo de integridad absoluta, negándose a comprometer sus principios y su arte.
  • La obra destaca la importancia de mantenerse fiel a uno mismo, incluso frente a la adversidad.

Romanticismo y Realización Personal:

  • La relación entre Roark y Dominique muestra una conexión profunda basada en la admiración mutua y la comprensión de sus valores.
  • El libro y la película promueven la idea de que la verdadera realización personal proviene de seguir la propia visión y pasión.

Colectivismo vs. Individualismo:

  • Los antagonistas representan las fuerzas del colectivismo, que buscan suprimir la individualidad y la creatividad.
  • Rand usa la trama para argumentar que el progreso y la grandeza humana surgen del esfuerzo individual, no del consenso colectivo.

EL MONÓLOGO

“El manantial” es una celebración del individualismo y la integridad creativa. Tanto el libro como la película transmiten el mensaje de que la verdadera grandeza proviene de la fidelidad a uno mismo y a la propia visión, enfrentándose a una sociedad que a menudo premia la conformidad. La lucha de Howard Roark es un testimonio de la importancia de mantener la integridad y la originalidad en un mundo que tiende a presionar por la mediocridad y la uniformidad.

En el momento más álgido de este relato el protagonista Haward Roark defiende sus acciones y su filosofía de vida ante el tribunal con su famoso discurso que propongo la versión del libro y la versión transcripta de la película:

Zoom donde exponemos la temática del dilema entre individualismo y colectivismo, a través de la visión filosofía objetivista Ayn Rand.

Libro – Howard Roark:

“Señoras y señores del jurado: cientos de años atrás, la primera persona que sintió hambre se enfrentó a una decisión: satisfacerla trabajando y producir su propio alimento o robar el alimento producido por otra persona. Siguió el primer camino y creó la fundación de la civilización humana, la única especie que no tiene que adaptarse al medio ambiente, sino que crea su propio ambiente. La segunda persona que optó por el robo introdujo el principio de la dependencia humana, que fue la segunda especie de seres humanos y la que llevó al mundo al caos. Todo ser humano, con su fuerza moral y sus valores propios, tiene que adoptar una opción fundamental: vivir por su propio esfuerzo y pensar, trabajar, producir, o vivir de la fuerza de otros. El creador proviene de una idea original. El parásito vive de la producción de otros. El hombre crea, el parásito exige. El hombre es independiente, el parásito es dependiente. Este es el tema básico. El hombre debe ser el amo de su propia vida. Sin la base moral, la independencia no tiene sentido. El hombre debe ser capaz de actuar según su propio juicio y conservar las recompensas de sus acciones, las recompensas y los castigos. El creador es el individuo que se encuentra solo. El creador permanece solo contra los hombres de su época. Todo gran progreso ha venido de la práctica de un solo hombre que luchó por su convicción y que, si es necesario, se enfrentó a la masa entera. Los grandes creadores, los pensadores, los artistas, los científicos, los inventores, están solos contra su tiempo. Su vida es una lucha constante contra los hombres que intentan arrastrarlos al colectivismo y al común denominador. Ningún creador fue motivado por el deseo de servir a sus hermanos. La función del creador no es servir a sus hermanos, sino para llevar a cabo sus ideas.

El primer deber de un hombre es hacia sí mismo. Su moral, su integridad, sus capacidades, son la fuente de todo lo que es noble, grandioso y hermoso en la humanidad. Sólo al respetar su propio ser, el hombre puede respetar a otros. El creador vive para sí mismo y sólo porque vive para sí mismo, puede alcanzar su mayor potencial. Los derechos individuales son inviolables. El hombre tiene el derecho de pensar y de actuar según su juicio personal. Su trabajo y sus propiedades son extensiones de su libertad y de su vida. Esa es la única base de la sociedad decente, la única garantía de libertad, la única seguridad de la paz y el progreso. Ningún derecho puede estar basado en la negación de los derechos de otro. Ningún hombre puede tener derecho a imponer sus ideas o decisiones sobre otros por la fuerza. Ningún hombre puede utilizar la fuerza física para privar a otros hombres de sus derechos. Ningún hombre puede exigir los productos del trabajo de otros. Cualquier sociedad que se basa en la negación de los derechos individuales no es una sociedad, sino una multitud mantenida unida por la fuerza, una multitud privada de su capacidad de progreso. El sistema de dependencia mutua, el sistema de canibalismo humano, bajo cualquier disfraz o nombre que se le dé, no puede ser una sociedad civilizada.

La ética de la humanidad no es un colectivismo, sino un individualismo basado en el respeto mutuo. El único acto moral que un hombre puede tomar es elegir por sí mismo. Cualquier intento de subyugarlo a un sistema de creencias u opiniones impuestos es una violación de su esencia. El ego del hombre es la fuente de todo progreso. Es la esencia del creador. La causa de todo lo que es grandioso y noble en el mundo. El creador -el hombre que vive por su propio juicio y trabajo- es el único que trae progreso y grandeza a la humanidad. Todo lo que es noble, grandioso y bello proviene de un hombre que ha trabajado de acuerdo con su propio juicio. Ningún hombre puede vivir para otros y ningún hombre puede vivir por otros. Los grandes logros humanos se han logrado siempre a partir del individualismo.

He construido la Enright House por mi propia voluntad y mi propio placer. He tenido el privilegio de trabajar en ella sin la interferencia de nadie. No he deseado nada más que la libertad de crear. Ningún ser humano puede tener derecho a dictarme o a tomar el control de mi trabajo, a menos que acepte el mismo principio para su propio trabajo. Ningún hombre tiene el derecho de imponerme su voluntad. Ningún hombre tiene el derecho de interferir en el resultado de mi trabajo. Nadie puede exigir los productos de mi esfuerzo. No he traído nada a la humanidad. He trabajado para mí mismo, y al hacerlo, he traído más a la humanidad de lo que podrían hacerlo aquellos que viven para los demás. No acepto ni reconozco ningún código de altruismo, ni una moral de sacrificio. Sólo reconozco el derecho del hombre a vivir para sí mismo y el principio de respeto mutuo. La función de un creador no es servir a sus hermanos. Su función es dar forma a sus propios valores y servir a su propia causa, y sólo por esto puede servir a los demás. No hay colectivismo en el proceso de creación. Sólo existe el individuo. La grandeza de la humanidad es la suma total de los logros individuales. El creador no tiene más función social que la de hacer realidad sus sueños y su visión.

Estoy dispuesto a pagar el precio por mi vida y mi trabajo. El precio de mi integridad es la certeza de mi libertad. Sólo tengo un principio y sólo puedo vivir bajo una premisa: no reconoceré nada ni a nadie que me impida vivir mi vida según mi juicio personal.”

Película – Howard Roark:

Hace millones de años un hombre primitivo descubrió cómo hacer fuego, probablemente fue quemado en la hoguera que había encendido para sus hermanos, pero les dejó un regalo inimaginable al hacer desaparecer la oscuridad de la tierra. A través de los siglos hubo hombres que dieron los primeros pasos por nuevos caminos apoyados solamente en su visión los grandes creadores los pensadores, los artistas, los científicos, los inventores, lucharon contra sus contemporáneos, se oponían a todos los nuevos pensamientos todos los nuevos inventos eran denunciados y recusados pero los hombres con visión de futuro siguieron adelante lucharon sufrieron y pagaron por ello pero vencieron.

Ningún creador estuvo tentado por el deseo de complacer a sus hermanos, ellos odiaron el regalo que él ofrecía, su verdad era su único motivo, su trabajo era su única meta, su trabajo no el de los que se beneficiarán de él, su creatividad, no el beneficio que de ella obtendrían otros, la creación que le daba forma a su verdad, él mantenía su verdad sobre todo y contra todos, seguía adelante sin tener en cuenta los que estaban de acuerdo con él o a los que no, con su integridad como única bandera. Él no servía a nadie ni a nada solo vivía para sí mismo y solo viviendo para sí mismo pudo lograr las cosas que luego se han reconocido como la gloria de la humanidad esa es la naturaleza de la creatividad.

El hombre no puede sobrevivir si no es a través de su mente, llega el mundo desarmado su cerebro es su única arma pero la mente es un atributo del individuo, es inconcebible que exista un cerebro colectivo, el hombre que piensa debe pensar y actuar por sí solo la mente razonadora no puede funcionar bajo ninguna forma de coacción, no puede estar subordinada a las necesidades opiniones o deseos de los demás, no puede ser objeto de sacrificio. El creador se mantiene firme en sus convicciones, el parásito sigue las opiniones de los demás, el creador piensa, el parásito copia, el creador produce el parásito saquea, el interés del creador es la conquista de la naturaleza, el interés del parásito es la conquista del hombre.

El creador requiere independencia ni sirve ni gobierna trata a los hombres con intercambio libre y elección voluntaria, el parásito busca poder, desea atar a todos los hombres para que actúen juntos y se esclarecen, el parásito afirma que el hombre es sólo una herramienta para ser utilizada, que ha de pensar como sus semejantes y actuar como ellos y vivir la servidumbre de la necesidad colectiva prescindiendo de la suya.

Fíjense en la historia todo lo que tenemos todos los grandes logros han surgido del trabajo independiente de mentes independientes y todos los horrores y destrucciones de los intentos de obligar a la humanidad a convertirse en robots sin cerebros y sin almas, sin derechos personales, sin ambición personal, sin voluntad esperanza o dignidad. es un conflicto antiguo, tiene otro nombre lo individual contra lo colectivo.

Nuestro país el más noble de la historía del hombre, tuvo su base en el principio del individualismo, el principio de los derechos inalienables. Fue un país donde el hombre era libre para buscar su felicidad, para ganar y producir, no para ceder y renunciar, para prosperar, no para morir de hambre, para realizar, no para saquear, para mantener como su propiedad más querida su sentido de valor personal y como su virtud más a preciada su respeto propio.

Miren los resultados, esto es lo que los colectivistas les están pidiendo que destruya, como ya se ha destruido gran parte de la tierra. Soy arquitecto y juzgo el futuro por las bases sobre las que lo estamos construyendo, nos acercamos a un mundo en el cual no puedo permitirme vivir. Mis ideas son propiedad mía, me fueron arrebatadas por la fuerza, por violación de contrato, no se me permitió apelar. Se dijo que mi trabajo pertenecía a los demás para hacer con él lo que quisieran, que tenían sobre mí un derecho sin mi consentimiento, que era mi deber servirles sin elección o recompensa.

Ya saben porque dinamité el edificio Corlan, yo lo diseñé, yo lo hice posible, yo lo destruí. Acepte diseñarlo con el propósito de verlo construido según mis deseos, ese fue el precio que puse a mi trabajo, y no fui pagado. Mi edificio fue desfigurado por capricho de quienes obtuvieron todos los beneficios de mi trabajo y no me dieron nada a cambio. Hé venido aquí a decir que no reconozco que nadie tiene derecho a un minuto de mi vida, ni a ninguna parte de mi energía, ni a cualquier logro mío, sin importar quién lo reclame. Tenía que decirlo, el mundo está padeciendo una orgía de autosacrificio. Hé venido aquí para ser escuchado en nombre de todos y cada uno de los hombres independientes del mundo, he querido exponer mis ideas, no me interesa trabajar ni vivir por otras. Defiendo por convicción el sagrado derecho que tiene el hombre de vivir con libertad de elección.

HOWARD ROARK Y EL HOMO VIVO

Howard Roark es un arquitecto que personifica el ideal del individuo autónomo, creativo y autosuficiente, que se niega a someterse a las normas y expectativas impuestas por la sociedad. En su famoso monólogo, Roark defiende el derecho del individuo a vivir y crear para sí mismo, sin sacrificar su visión personal en aras del conformismo o el colectivismo.

Homo Vivo representa al ser humano real y natural, dotado de derechos inalienables y autónomo bajo la ley natural, no sujeto a las imposiciones del derecho positivo ni del colectivismo. Ambos conceptos exaltan la primacía del individuo sobre la sociedad y destacan la importancia de la libertad personal y la autoafirmación.

  • Autonomía y Creatividad

    • Howard Roark: “El hombre que trabaja para sus propios fines.” Roark rechaza la noción de que su trabajo y creatividad deben servir a otros o ajustarse a las expectativas colectivas.
    • Homo Vivo: Enfatiza su autonomía, actuando de acuerdo con su propia naturaleza y razón, sin estar sujeto a dictámenes externos.
  • Rechazo del Colectivismo

    • Roark: Critica la mediocridad que resulta del conformismo y la subordinación del individuo al grupo.
    • Homo Vivo: No se somete a los dictámenes del bien común tal como se interpreta en el derecho positivo, manteniendo su independencia y derechos inalienables.
  • Existencia y Realidad 
    • Roark: Su arquitectura representa su visión del mundo, reflejando su verdadera esencia y realidad.
    • Homo Vivo: Está ligado a la realidad como ser biológico y natural, no definido por ficciones jurídicas.
  • Derechos Inalienables

    • Roark: Defiende el derecho a la libertad de pensamiento y acción, sin ser coartado por la sociedad.
    • Homo Vivo: Posee derechos que derivan de su propia existencia y dignidad, no sujetos a las leyes positivas.

Ayn Rand

Ayn Rand, nacida Alisa Zinov’yevna Rosenbaum el 2 de febrero de 1905 en San Petersburgo, Rusia, creció en una familia judía de clase media que sufrió significativamente debido a la Revolución Rusa de 1917. Su interés temprano por la filosofía y la literatura la llevó a estudiar en la Universidad Estatal de San Petersburgo. En 1926, emigró a los Estados Unidos, donde inicialmente trabajó como guionista en Hollywood mientras desarrollaba sus ideas filosóficas y literarias.

Rand se estableció como una destacada escritora con la publicación de “El manantial” en 1943, una novela que celebra el individualismo a través del personaje de Howard Roark, y “La rebelión de Atlas” en 1957, que expone su filosofía del Objetivismo. Esta filosofía se basa en la realidad objetiva, la razón, el egoísmo racional y el capitalismo laissez-faire, promoviendo la idea de que la felicidad individual y la libertad económica son fundamentales. Fundó el Nathaniel Branden Institute en 1958 para difundir sus ideas, y aunque tuvo una ruptura con Branden, su filosofía continuó ganando adeptos.

En su vida personal, Rand se casó con el actor Frank O’Connor en 1929 y permanecieron juntos hasta la muerte de él en 1979. Falleció el 6 de marzo de 1982 en Nueva York, dejando un legado duradero a través del Ayn Rand Institute y sus influyentes obras literarias y filosóficas. Sus ideas sobre el individualismo y el capitalismo siguen resonando, especialmente en círculos conservadores y libertarios, manteniendo su relevancia en el debate cultural y político contemporáneo

EL OBJETIVISMO

El Objetivismo es una filosofía desarrollada por Ayn Rand que aboga por la razón, el individualismo, el egoísmo racional y el capitalismo laissez-faire. Rand presentó sus ideas en sus novelas “El manantial” y “La rebelión de Atlas”, así como en ensayos y otras obras filosóficas.

El Objetivismo ofrece una visión del mundo que celebra la razón, la independencia y la búsqueda de la propia felicidad como los valores más altos. Aunque ha sido objeto de controversia y debate, ha influido significativamente en el pensamiento político y filosófico, especialmente en los movimientos libertarios y conservadores en los Estados Unidos. Las ideas de Ayn Rand continúan siendo discutidas y debatidas por su propuesta radical de un individualismo racional y un capitalismo puro.

Aquí hay un resumen de los principios fundamentales del Objetivismo:

  •  
  • Realidad Objetiva:
    • El Objetivismo sostiene que la realidad existe independientemente de la consciencia humana. Las cosas son lo que son, y los hechos son hechos, independientemente de los deseos, esperanzas o temores de los individuos.
    • La verdad es objetiva y se descubre a través de la razón.
  • Razón:
    • La razón es la única herramienta que el ser humano tiene para percibir y comprender la realidad. Es el medio por el cual adquirimos conocimiento y entendemos el mundo.
    • Rand rechaza cualquier forma de fe, misticismo o intuición como medio para conocer la realidad.
  • Egoísmo Racional:

    • El Objetivismo promueve el egoísmo racional, que implica actuar en el propio interés a largo plazo y no sacrificar los propios valores por los demás, ni sacrificar a los demás por uno mismo. 

    • El objetivo moral de la vida de un individuo es su propia felicidad. La virtud clave en este contexto es la racionalidad, y otras virtudes importantes incluyen la productividad, la honestidad y la independencia.
  • Derechos Individuales:
    • Los derechos individuales son vistos como inherentes a la naturaleza humana y no como concesiones del gobierno o de la sociedad. Estos derechos incluyen el derecho a la vida, la libertad, la propiedad y la búsqueda de la felicidad. 
    • El único papel legítimo del gobierno es proteger estos derechos mediante la protección contra el uso de la fuerza, el fraude y la coerción.
  • Capitalismo Laissez-Faire:

    • El Objetivismo defiende el capitalismo laissez-faire, un sistema económico en el que los individuos son libres de producir, comerciar y prosperar sin interferencia del gobierno. 
    • En este sistema, la propiedad privada es sagrada, y las transacciones se realizan mediante el consentimiento mutuo y voluntario.

DICOTOMÍA ENTRE INDIVIDUALISMO Y COLECTIVISMO

La dicotomía entre el individualismo basado en el respeto mutuo y el colectivismo refleja una tensión fundamental en cómo las sociedades organizan y valoran las relaciones entre sus miembros.

Mientras que el individualismo promueve la libertad y la autonomía personal como principios supremos, el colectivismo busca la igualdad (igualitarismo) y el bienestar colectivo (bien común) como objetivos prioritarios. Supuestamente el derecho positivo respeta los derechos individuales, pero su naturaleza colectivista lo desmiente priviliegiando siempre el bien común a discápito del individuo como pudimos constatar en los últimos años.

Individualismo Basado en el Respeto Mutuo

El individualismo, se centra en la primacía del individuo sobre el grupo, el cual debe tener bien en claro la diferencia entre privado y público para poder aplicarlo correctamente. Los principios clave del ámbito privado de este enfoque son:

  1. Autonomía Personal:

    • Cada individuo tiene el derecho de vivir según su propio juicio y valores.
    • Las decisiones y acciones personales no deben ser coaccionadas por otros.
  2. Derechos Inalienables:

    • Los derechos a la vida, la libertad y la propiedad son inherentes y no pueden ser violados por otros.
    • Estos derechos no dependen de la aprobación o las necesidades del colectivo.
  3. Creatividad y Realización Personal:

    • La innovación y el progreso provienen de individuos que persiguen sus propios intereses y pasiones.
    • La grandeza de la humanidad es el resultado de las contribuciones individuales, no del esfuerzo colectivo.
  4. Respeto Mutuo:

    • El respeto a los derechos de los demás es esencial, principalmente su esfera privada. La libertad de uno termina donde comienza la de otro.
    • Ningún individuo tiene derecho a imponer su voluntad sobre otro mediante la fuerza.

Colectivismo

El colectivismo, por otro lado, enfatiza la primacía del grupo o la comunidad sobre el individuo, estos principios, en última instancia vulneran la privacidad del individuo. Sus principios incluyen:

  1. Bien Común:

    • Las decisiones y acciones deben estar orientadas a beneficiar a la comunidad en su conjunto, aunque esto signifique el sacrificio individual.
    • Los intereses del individuo deben ser subordinados a los del grupo.
  2. Interdependencia:

    • Los individuos son vistos como partes integrales de un todo mayor, donde cada persona contribuye al bienestar colectivo, sin que se valoricen, acepten o reconozcan sus objetivos individuales.
    • La cooperación y el sacrificio personal son valorados para el beneficio del grupo.
  3. Regulación y Control:

    • El colectivo, a menudo representado por el estado, una asamblea o una autoridad central, tiene el poder de regular y controlar las acciones individuales para asegurar la igualdad y el bienestar común.
    • Las leyes y políticas se diseñan para asegurar que los recursos y oportunidades se distribuyan en la comunidad, aunque en la práctica la clase dirigente mantiene privilegios clasistas para sí.
  4. Redistribución e igualdad:

    • La redistribución de recursos y oportunidades es vista como necesaria para asegurar la justicia social, sin considerar, valorizar o permitir la iniciativa individual, la cual es penalizada.
    • El énfasis está en la nivelación y la reducción de desigualdades, lo que produce un efecto desmotivador en el individuo, eliminando la necesidad de la excelencia y la autosuperación.

Para resumir esta dicotomía comparemos brevemente sus diferencias fundamentales en términos de valores y consecuencias:

  1. Valoración del Individuo vs. Colectivo:

    • El individualismo valora al individuo como el principal agente de cambio y progreso, mientras que el colectivismo valora la unidad y el bienestar del grupo.
    • En el individualismo, los derechos individuales son sacrosantos, mientras que en el colectivismo, estos derechos pueden ser limitados por el bien común.
  2. Libertad vs. Seguridad:

    • El individualismo prioriza la libertad individual y la autonomía, a veces a expensas de la seguridad y la estabilidad social.
    • El colectivismo prioriza la seguridad y el bienestar colectivo, a siempre a expensas de la libertad individual.
  3. Innovación vs. Igualdad:

    • El individualismo tiende a fomentar la innovación y el progreso a través de la iniciativa, eventualmente cooperando con otro individuo para un mutuo beneficio, valorizando el reconocimiento de los méritos del propio labor.
    • El colectivismo tiende a promover la “justicia social” a través de la igualdad (que todos sean iguales) y la redistribución (sacarle al que tiene y dárselo al que no tiene) esto no considera los méritos individuales.
  4. Responsabilidad Personal vs. Responsabilidad Social:

    • En el individualismo, cada individuo es responsable de su propio destino y bienestar (expresa la plena responsabilidad del ser integro y adulto).
    • En el colectivismo, la responsabilidad es compartida, y la comunidad o el estado asume un papel activo (paternalista) en el apoyo y la regulación de sus miembros (infantilizados e inmaduros).

Aunque el hombre es un ser social, sus particularidades individuales, su naturaleza y sus derechos inalienables lo empujan a encontrar un equilibrio entre estos dos polos para lograr una coexistencia armoniosa y equitativa, para lograr eso hay que sustituir el concepto de colectivismo con la consciencia de lo que es público y lo que es privado.

LO PÚBLICO Y LO PRIVADO - RES PUBLICA ET RES PRIVATA

La dicotomía entre colectivismo e individualismo, en el marco del iusnaturalismo, puede resolverse reconociendo y respetando la diferencia entre lo público y lo privado. Este enfoque permite salvaguardar los derechos individuales sin necesidad de recurrir a un sistema colectivista, que históricamente tiende a vulnerar a los individuos, creando clases privilegiadas e inferiores.

El sistema de propiedad privada no sólo respeta los derechos de los individuos de retener el fruto de su trabajo y de ejercer su buen juicio… sino que también contribuye a que la alternativa del control público parezca inherentemente irracional.

Tibor Machan.

La Distinción entre lo Público y lo Privado

Lo Público se refiere a las esferas de la vida y las actividades que producen un efecto en el individuo que está obligado por su propia naturaleza social a vivir en un ámbito social e interactuar con otros individuos. Esto incluye principalmente los bienes, recursos y servicios que pueden ser utilizados libremente por todos los individuos, lo cual requiere que se configure una administración pública en el caso de lograr impartir la justicia, la seguridad, la infraestructura pública, los servicios esenciales que benefician a todos los miembros de la sociedad. En esta esfera, el interés de la cosa públicarequiere la intervención y la regulación para asegurar el correcto mantenimiento y funcionamiento de dichos bienes que todos pueden aprovechar.

Lo Privado abarca las esferas de la vida y las actividades que pertenecen al dominio personal de los individuos. Esto incluye la propiedad privada, la libertad de pensamiento y expresión, las relaciones interpersonales, y las decisiones económicas y laborales que no afectan directamente al ámbito público. En esta esfera, los derechos individuales son inviolables y deben ser protegidos contra cualquier interferencia arbitraria del estado o de otros individuos.

El Problema del Colectivismo

Un sistema colectivista, que subordina los derechos individuales al bien común tal como es definido por el estado o una autoridad central o asamblea establecida, tiende a generar desigualdades y abusos de poder. Este sistema puede:

  • Vulnerar los Derechos Individuales: Al priorizar los intereses colectivos, los derechos inalienables de los individuos, como la libertad y la propiedad, pueden ser restringidos o violados.
  • Crear Clases Privilegiadas: El poder centralizado a menudo resulta en la creación de élites que tienen acceso a recursos y privilegios que no están disponibles para el resto de la población.
  • Fomentar la Servidumbre: Los individuos pueden ser forzados a actuar en contra de su voluntad y a sacrificar sus intereses personales en beneficio del grupo, lo que lleva a una forma de servidumbre moderna.

La Solución Iusnaturalista

El iusnaturalismo propone que los derechos individuales son derivados de la ley natural y son inalienables. La clave para resolver la dicotomía entre colectivismo e individualismo radica en reconocer y respetar la diferencia entre lo público y lo privado:

  1. Protección de lo Privado:

    • Los derechos individuales a la vida, la libertad y la propiedad deben ser protegidos de cualquier interferencia injusta.
    • Las decisiones personales, siempre que no perjudiquen a otros, deben ser respetadas y salvaguardadas.
  2. Gestión de lo Público:

    • La administración puede intervenir en la esfera pública para asegurar el bienestar de la esfera pública, la justicia y la equidad.
    • Las leyes y políticas públicas deben estar diseñadas para proteger los derechos de todos los individuos y no para favorecer a ciertos grupos sobre otros.

Beneficios de esta Distinción

  • Equilibrio y Armonía:

Al respetar lo privado y gestionar lo público de manera justa, se puede lograr un equilibrio que permita a los individuos prosperar sin sacrificarse para el bienestar colectivo.

  • Prevención de Abusos:

La clara delimitación entre lo público y lo privado evita que el estado o cualquier autoridad abuse de su poder para imponer su voluntad sobre los individuos.

  • Fomento de la Libertad y la Innovación:

Los individuos, libres de coacción, pueden contribuir a la sociedad a través de su creatividad y labor, generando progreso y prosperidad.

  • Justicia y Equidad:

La gestión pública basada en principios de equidad y justicia asegura que los recursos y oportunidades sean accesibles para todos, sin crear clases privilegiadas o serviles.

La distinción entre lo público y lo privado en el iusnaturalismo ofrece una solución para la dicotomía entre colectivismo e individualismo. Este enfoque protege los derechos inalienables de los individuos, permitiendo su libre desarrollo y creatividad, mientras que la administración se encarga de la gestión de los asuntos públicos. Al eliminar la necesidad de un sistema colectivista, se previenen las desigualdades y abusos, fomentando una sociedad más justa, libre y armoniosa.

MODELO PRIVADO-PÚBLICO BASADO EN LOS PRINCIPIOS IUSNATURALISTAS

Este concepto se propone de eliminar el gobierno tradicional y el estado, sustituyéndolos por una administración que se encargue únicamente de la “res publica” mediante asambleas creadas ad hoc para resolver problemas específicos, es una idea radical que busca evitar los abusos de poder y la burocracia inherentes a los sistemas actuales. Este enfoque se basa en varios principios clave, que vamos a desglosar y explicar a continuación.

PRINCIPIOS FUNDAMENTALES

Distinción entre lo Público y lo Privado:

    • En la antigüedad, la distinción entre “res publica” (asuntos públicos) y “res privata” (asuntos privados) era clara y fundamental. Los individuos que ocupaban cargos públicos estaban sujetos a un escrutinio y responsabilidad que no aplicaba a los individuos privados.
  •  
    • La consciencia de ceder la propia privacidad para ocuparse de la cosa pública es fundamental para comprender la responsabilidad que se asume.

Juramento Público:

    • Los cargos públicos en Grecia y Roma requerían un juramento que obligaba al individuo a actuar en el interés de la comunidad y a rendir cuentas por sus acciones. Este juramento marcaba una transición del ámbito privado al público.
  •  
    • Un sistema administrativo basado en este principio aseguraría que aquellos encargados de la “res publica” actúen con integridad y responsabilidad, bajo la vigilancia de la comunidad.

Administración por Asambleas Ad Hoc:

    • En lugar de un gobierno centralizado, se propondría la creación de asambleas temporales para abordar problemas específicos. Estas asambleas se disolverían una vez resuelto el problema, evitando la formación de una burocracia permanente.
  •  
    • Las decisiones en estas asambleas se tomarían mediante el acuerdo unánime, lo que garantiza que todas las voces sean escuchadas y que las resoluciones tengan un consenso completo.

Implementación y Responsabilidad:

    • Los administradores que ejecuten las resoluciones de las asambleas lo harían bajo un juramento público, asegurando su compromiso con la comunidad y la transparencia en su actuación.
    • Este sistema reduce la posibilidad de corrupción y abuso de poder, ya que los administradores están sujetos a la vigilancia constante de todos los otros individuos y sus acciones deben alinearse con las resoluciones consensuadas.
Si la naturaleza tuviera tantas leyes cuántas tiene el Estado, ni siquiera Dios podría gobernarla.

Luwig Börne.

VENTAJAS DE ESTE SISTEMA

  • Transparencia y Responsabilidad:

    • Al eliminar las estructuras permanentes de poder y administración, se reduce la posibilidad de corrupción y abuso de poder. Los administradores y las asambleas son temporales y deben rendir cuentas a la comunidad.  
    • La toma de decisiones por acuerdo unánime asegura que todas las perspectivas sean consideradas y que las decisiones tengan un amplio apoyo.
  • Flexibilidad y Adaptabilidad:

    • Las asambleas ad hoc pueden adaptarse rápidamente a nuevas situaciones y problemas sin la rigidez de una burocracia permanente, y pueden ser invocadas por cualquier individuo que descubra un problema a resolver. 
    • Este sistema permite una administración más eficiente y enfocada, ya que cada asamblea se centra exclusivamente en resolver un problema específico y obtenida la resolución se disuelve.
  • Empoderamiento de los Individuos:

    • Los individuos participan activamente en la toma de decisiones que afectan su propia vida, lo que fomenta un mayor sentido de pertenencia y responsabilidad. 
    • La eliminación de un gobierno centralizado devuelve el poder a los individuos en cooperación, evitando la creación de clases privilegiadas y la alienación de los individuos.

DESAFÍOS Y CONSIDERACIONES

  • Viabilidad Práctica:

    • La implementación de un sistema basado en asambleas ad hoc y acuerdo unánime podría ser compleja en comunidades grandes y diversas, aunque la solución depende principalmente de la educación y capacitación al respecto. 
    • La necesidad de consenso unánime puede llevar a estancamientos y dificultar la toma de decisiones en situaciones urgentes, que puede ser obviado con otro modelo de resolución solo para casos altamente excepcionales.
  • Capacitación y Compromiso:

    • Los individuos necesitarían estar bien informados y comprometidos con el proceso de toma de decisiones, lo que requiere un alto nivel de educación cívica y participación activa. 
    • Los administradores deben ser individuos de integridad y compromiso, dispuestos a actuar en beneficio de la comunidad y a rendir cuentas por sus acciones.
  • Escalabilidad:

    • Este modelo podría funcionar bien en comunidades pequeñas o medianas, pero su escalabilidad a niveles más grandes (como naciones enteras) podría ser difícil de gestionar sin comprometer los principios fundamentales, desde el punto de vista técnico la informática podría resolver parte de las dificultades.

La idea de eliminar el gobierno y el estado tradicionales en favor de una administración pública basada en asambleas ad hoc y decisiones por consenso unánime es una propuesta radical que busca maximizar la transparencia, la responsabilidad y la participación individual. Aunque presenta desafíos significativos en términos de viabilidad práctica y escalabilidad, ofrece una visión de una sociedad donde la distinción entre lo público y lo privado se respeta profundamente y donde los hombres y mujeres tienen un control directo sobre los asuntos que les afectan. Este enfoque podría potencialmente prevenir los abusos de poder y las desigualdades inherentes a los sistemas colectivistas, promoviendo una comunidad más justa, equitativa y participativa.