La “Doctrina del Shock”

Introducción

La “Doctrina del Shock” es un término popularizado por la periodista y autora canadiense Naomi Klein en su libro de 2007, “The Shock Doctrine: The Rise of Disaster Capitalism” (La Doctrina del Shock: el auge del capitalismo del desastre). 

Klein argumenta que ciertos gobiernos y corporaciones han explotado crisis, desastres y shocks (como guerras, ataques terroristas, desastres naturales y crisis económicas) para implementar políticas económicas y sociales que, de otra manera, enfrentarían una fuerte oposición pública.

Entre otras cosas se expone que no solo los asi llamados gobiernos aprovechan las crisis si no que son quienes en la mayoría de los casos las generan.

Indice dinámico

  • Introducción
  • Puntos clave sobre la “Doctrina del Shock”
  • CV – Foto – Links – Naomi Klein
  • Link Documental Naomi Klein
  • De la denuncia al descaro
  • Jacques Attali y su “Breve historia del futuro”
  • La Dialéctica Hegeliana
  • Componentes de la Dialéctica Hegeliana
  • Aplicaciones de la Dialéctica Hegeliana
  • De la Dialéctica Hegeliana al “problema-reacción-solución”
  • Tres pasos en secuencia circular
  • Relación con las citas expuestas
    Jacques Attali en “Breve historia del futuro”
  • Relación entre la “doctrina del Shock” con el concepto de “problema-reacción-solución”
  • Sesgo de confirmación

Puntos clave sobre la "Doctrina del Shock" 

Uso del shock para implementar cambios: 

La teoría sugiere que durante momentos de crisis, cuando la población está desorientada y asustada, es más fácil implementar reformas impopulares o radicales. Estas reformas suelen favorecer políticas neoliberales, como privatización, desregulación y recortes en el gasto público.

Ejemplos históricos: 

Klein proporciona varios ejemplos históricos para apoyar su tesis, como el golpe de Estado en Chile en 1973, el colapso de la Unión Soviética, la crisis económica en América Latina en los años 80 y 90, y la respuesta a los ataques terroristas del 11 de septiembre en los Estados Unidos. En cada caso, las élites gobernantes implementaron políticas neoliberales aprovechando el caos y la confusión del momento.

Críticas al neoliberalismo: 

La “Doctrina del Shock” es una crítica al neoliberalismo, una ideología que supuestamente promueve la libre competencia de mercado (en realidad -muy resumidamente- es una sistema para imponer ciertos lobbies financieros y comerciales), la reducción del rol del estado en la economía y la privatización de servicios públicos (mecanismo de transferencia de usufructuario). Klein argumenta que estas políticas a menudo benefician a las élites económicas a expensas de la mayoría de la población, exacerbando las desigualdades sociales y económicas.

Resiliencia y resistencia: 

A pesar de los intentos de imponer políticas neoliberales durante los momentos de shock, Klein también destaca casos de resistencia y resiliencia, donde comunidades y movimientos sociales han luchado contra estas políticas y han buscado alternativas más justas y equitativas.

La “doctrina del shock” ha sido objeto de controversia y debate. Los críticos de Klein argumentan que su interpretación es simplista o conspirativa, mientras que sus defensores ven su análisis como una valiosa crítica a las estrategias utilizadas por las élites económicas para consolidar su poder en tiempos de crisis.

En resumen, la “doctrina del shock” es una teoría sobre cómo las crisis y los desastres se han utilizado para promover políticas neoliberales impopulares, y ha sido tanto aclamada como criticada en diversos círculos académicos y políticos.

Noemi Klein

Naomi Klein (Montreal, Canadá, 8 de mayo de 1970) es una periodista, escritora y activista canadiense, conocida por su crítica a la globalización y el capitalismo.​ Es autora de las obras No Logo (2001), Vallas y ventanas (2003), La doctrina del shock (2007), Esto lo cambia todo (2015) y Decir no no basta (2017), además de un gran número de artículos periodísticos y políticos. Asimismo, ha escrito el guion del documental La toma (2004), que narra la toma de una fábrica por sus trabajadores durante el llamado Cacerolazo.

Documental Naomi Klein

De la denuncia al descaro

Así cómo muchos periodistas, activistas e investigadores independientes denunciaron por años estos entramados oscuros los mismos agentes del sistema se ocuparon en el tiempo de exponer claramente sin restricciones como funciona realmente el sistema de control y gobierno , entre ellos Jacques Attali y Henry Kissinger los dos asesores presidenciales, pero verdaderos elementos de gestión permanentes dentro de los supuestos gobiernos “democráticos” veamos entonces como se superponen las denuncias de Naomi Klein con las propuestas de quien está del otro lado del “mostrador”.   

Jacques Attali y su "Breve historia del futuro"

En “Breve historia del futuro” (2006) de Jacques Attali, el autor explora posibles escenarios del futuro basándose en tendencias actuales en economía, tecnología y política. Attali obviamente no mencionan directamente el término “doctrina del shock”para referirse a la explotación de crisis para obtener cambios radicales.

Estas citas ilustran la idea de que las crisis pueden ser utilizadas estratégicamente para implementar cambios significativos que de otro modo serían difíciles de realizar. 

Attali observa cómo las élites pueden aprovechar los momentos de caos para consolidar su poder y avanzar en sus agendas, una idea central en la teoría de Klein.

Veamos con algunas citas como se alinean los conceptos

Sobre el uso de crisis para implementar cambios radicales:

“Las grandes mutaciones de la historia se producen con frecuencia en tiempos de crisis. Cuando el viejo orden se desmorona, surge la oportunidad de instaurar un nuevo orden.” (Capítulo 3: “El orden del mundo”, p. 68)

Esta cita expone como los cambios radicales son casi siempre el resultado de crisis profundas. La historia nos enseña que es en momentos de gran confusión y desorden cuando se introducen las reformas más significativas.

Sobre el papel de las élites y el poder:

“En tiempos de crisis, las élites pueden aprovechar el desorden para imponer nuevas estructuras de poder que serían inaceptables en tiempos normales.” (Capítulo 5: “El hiperimperio”, p. 112)

Con esta frase explica como las élites a menudo aprovechan las crisis para reforzar su poder. En tiempos de incertidumbre, es más fácil para los líderes tomar medidas drásticas que, de otro modo, encontrarían una fuerte oposición

Sobre la aceleración de la globalización:

“Cada gran crisis económica ha acelerado la globalización y ha llevado a nuevas formas de organización mundial. Las crisis actúan como catalizadores del cambio.” (Capítulo 7: “El hiperconflicto”, p. 148)

En ese momento todavía se tenía conto que la globalización avanza a través de fases de crisis y recuperación. Cada crisis actúa como un catalizador que acelera las tendencias existentes y abre el camino a nuevas formas de organización económica y social (actualmente se observa una dicotomía sobre dos modelos de globalización unipolar y multipolar).

Sobre la manipulación del miedo y la incertidumbre:

“El miedo es una herramienta eficaz en manos de los poderosos. En momentos de pánico, la gente acepta medidas y restricciones que, en tiempos normales, serían inaceptables.” (Capítulo 9: “La hiperdemocracia”, p. 186)

Claramente el miedo y la incertidumbre son herramientas poderosas en manos de aquellos que buscan controlar el destino de las naciones. La historia muestra que los momentos de pánico son utilizados para justificar políticas que limitan las libertades individuales y aumentan el control estatal. (Como pudimos observar después del autoatentado y flash flag del 11S con el – Patriot Act o como se pudieron implementar medidas completamente inconcebibles a partir del 2020 por la así llamada “pandemia Covid”)

Estas citas ilustran la idea de que las crisis son utilizadas para introducir cambios radicales y consolidar el poder, un tema central en la teoría de la “doctrina del shock” de Naomi Klein.

Jacques Attali

Jacques Attali (Argel, Argelia, 1 de noviembre de 1943) es un economista, ingeniero, político, alto funcionario, gestor cultural, activista social, compositor musical, director de orquesta, ensayista, novelista, escritor, polígrafo y polímata francés. Muy prolífico, entre 1969 y 2023, en 54 años, publicó 86 libros.

La Dialéctica Hegeliana

La dialéctica hegeliana es un método para comprender el cambio y desarrollo a través de la resolución de contradicciones. Es un proceso dinámico en el que cada etapa de desarrollo contiene su propia negación y, al resolver estas contradicciones, se avanza hacia niveles más altos de comprensión y realización. Este enfoque ha influido en muchas áreas de la filosofía y las ciencias sociales, proporcionando una herramienta poderosa para analizar el progreso histórico, social y conceptual.

La dialéctica hegeliana es un método filosófico desarrollado por Georg Wilhelm Friedrich Hegel que explica el progreso y desarrollo de las ideas y la realidad a través de una serie de contradicciones y su resolución. Este proceso dialéctico es fundamental para entender su filosofía de la historia, la lógica y el desarrollo del espíritu.

Componentes de la Dialéctica Hegeliana

La dialéctica hegeliana se describe comúnmente a través de un proceso triádico:

Tesis: Una afirmación inicial o una posición.

Antítesis: La negación o contradicción de la tesis.

Síntesis: La resolución de la contradicción entre la tesis y la antítesis, que incorpora elementos de ambas y forma una nueva tesis.

Este proceso no es simplemente un ciclo de tres pasos, sino una dinámica continua y en constante evolución, donde cada síntesis se convierte en una nueva tesis, generando su propia antítesis y así sucesivamente.

Aplicaciones de la Dialéctica Hegeliana

Filosofía de la Historia

Hegel aplica la dialéctica para explicar el desarrollo histórico. Según Hegel, la historia mundial es el progreso de la conciencia de la libertad. Cada época histórica representa una fase en el desarrollo dialéctico del espíritu humano.

Ejemplo histórico:

Tesis: La monarquía absoluta (autoridad centralizada).

Antítesis: La revolución (demanda de libertad e igualdad).

Síntesis: La democracia representativa moderna (una forma de gobierno que intenta supuestamente equilibrar la autoridad con la libertad y la igualdad).

Desarrollo del Espíritu

En la filosofía de Hegel, el espíritu (Geist) se desarrolla a través de etapas dialécticas, comenzando con una conciencia individual y llegando a la conciencia absoluta. Este proceso es el autodescubrimiento y la realización del espíritu.

La Dialéctica en el Método Científico

Hegel también utiliza la dialéctica en su lógica, donde los conceptos y categorías se desarrollan de manera dialéctica. Cada concepto contiene una contradicción interna que debe ser resuelta para avanzar al siguiente nivel de comprensión.

Relación con el Proceso de Cambio Social y Político

La dialéctica hegeliana también puede relacionarse con el proceso de cambio social y político en el marco de la “doctrina del shock” y “problema-reacción-solución”. Aquí se podría interpretar que las crisis (antítesis) surgen en respuesta a una situación existente (tesis), y la resolución de la crisis (síntesis) lleva a un nuevo estado de cosas

De la Dialéctica Hegeliana al "problema-reacción-solución"

El concepto de “problema-reacción-solución” también conocida cómo Dialéctica Hegeliana, Problema (Thesis)-Reacción (Antithesis)-Solución (Síntesis).

La relación entre la dialéctica hegeliana y el concepto de “problema-reacción-solución” puede ser entendida al considerar cómo ambos enfoques tratan con la resolución de contradicciones y el avance hacia un nuevo estado de cosas. Aunque provienen de contextos diferentes, comparten una estructura similar de tres etapas.

Este concepto se popularizó a través de diversas observaciones empíricas de la realidad que al sistema gusta llamar “teorías conspirativas” y también ha sido expuesta por autores como David Icke.

Para explicarlo claramente el mecanismo del “problema-reacción-solución” es una técnica utilizada por gobiernos y otras organizaciones poderosas secreta o discretas para manipular a la población y avanzar en agendas ocultas y como vimos, no tan ocultas.

La idea básica es que una entidad crea o explota un problema, provoca una reacción del público y luego ofrece una solución que lleva a cabo un objetivo preexistente.

Por ejemplo se puede hasta observar cómo se sincronizaron para gestionar la supuesta Pandemia del 2020 con un simulacro como en el caso del EVENT 201 justo meses antes de actuar la presentación del problema aparentemente “insuperable”. 

El EVENT 201 fue un simulacro de pandemia por Coronavirus realizado el 18 de octubre de 2019 en Nueva York, donde participaron el centro Johns Hopkins de Seguridad en la Salud, el Foro Económico Mundial y la Fundación Bill Gates y otros varios actores Gubernamentales.

Tres pasos en secuencia circular

Problema:

Crear o identificar un problema que cause miedo, indignación o pánico en la población. Este problema puede ser real, fabricado o exagerado. Por ejemplo, un ataque terrorista, una crisis económica o un desastre natural.

Reacción:

Utilizar medios de comunicación y otros canales para provocar una reacción emocional en la población. Esto suele implicar miedo, pánico, ira o demanda de una acción inmediata. La idea es que la gente pida o acepte soluciones que normalmente no considerarían.

Solución:

Proponer una solución al problema que la entidad ya tenía preparada. Esta solución generalmente implica la implementación de medidas que benefician a aquellos que crearon el problema o explotaron la crisis. Esto podría incluir leyes más estrictas, pérdida de libertades civiles, intervención militar o políticas económicas que favorecen a ciertas élites.

Un ejemplo es el atentado del 11 de septiembre de 2001. Donde hasta públicamente el ex presidente Donald Trump, en junio del 2024dió a entender que los ataques fueron un autoatentado y se utilizaron para justificar la invasión de Irak y Afganistán y la implementación de leyes como el Patriot Act en los Estados Unidos, que aumentaron significativamente el poder del gobierno sobre los ciudadanos.

En resumen, “problema-reacción-solución” es una teoría que sugiere que las crisis y los problemas pueden ser fabricados o manipulados para implementar soluciones que benefician a quienes tienen el poder, y se relaciona con la idea de que las élites pueden aprovechar los momentos de caos para avanzar en sus agendas.

Relación entre la "doctrina del Shock" con el concepto de "problema-reacción-solución"

La “doctrina del shock” y el concepto de “problema-reacción-solución” tienen varias similitudes y pueden ser vistos como enfoques complementarios para entender cómo las élites y los gobiernos pueden manipular crisis para implementar cambios significativos que de otro modo serían difíciles de aceptar por la población.

Similitudes entre la “doctrina del shock” y “problema-reacción-solución”

Uso de crisis:

Ambas teorías implican el uso de crisis para implementar cambios. En la “doctrina del shock”, las crisis (sean naturales, económicas o políticas) son momentos en los que las políticas impopulares pueden ser implementadas con menos resistencia. 

En “problema-reacción-solución”, una crisis (problema) es creada o aprovechada para provocar una reacción pública que conduzca a una solución preestablecida y planeada cn antelación.

Manipulación de la reacción pública:

Ambas teorías sugieren que las élites manipulan la reacción pública a las crisis. La “doctrina del shock” describe cómo el miedo y la desorientación permiten la implementación de reformas neoliberales. 

“Problema-reacción-solución” se enfoca en cómo la manipulación mediática y emocional de la población lleva a la aceptación de soluciones que benefician a las élites.

Implementación de políticas:

En ambas teorías, la crisis es un catalizador para implementar políticas que de otro modo enfrentarían oposición. La “doctrina del shock” a menudo se refiere a políticas económicas neoliberales, mientras que “problema-reacción-solución” puede aplicarse a una gama más amplia de políticas, desde leyes de seguridad hasta intervenciones militares.

Relación con las citas expuestas Jacques Attali en "Breve historia del futuro"

Explotación de crisis para cambios radicales:

Attali dice: 

“Las grandes mutaciones de la historia se producen con frecuencia en tiempos de crisis. Cuando el viejo orden se desmorona, surge la oportunidad de instaurar un nuevo orden.”

Esto resuena tanto con la “doctrina del shock” como con “problema-reacción-solución”, destacando cómo las crisis permiten cambios drásticos que pueden ser aprovechados por las élites para instaurar un nuevo orden.

Élites aprovechando el desorden:

Attali señala: 

“En tiempos de crisis, las élites pueden aprovechar el desorden para imponer nuevas estructuras de poder que serían inaceptables en tiempos normales.”

Esta cita se alinea claramente con ambas teorías, ya que describe cómo las élites pueden usar la confusión de una crisis para implementar estructuras de poder impopulares.

PNAC en “Rebuilding America’s Defenses”

Catástrofe catalizadora:

El informe menciona: “Further, the process of transformation, even if it brings revolutionary change, is likely to be a long one, absent some catastrophic and catalyzing event – like a new Pearl Harbor.”

Esta cita ilustra la idea de que una crisis (problema) puede acelerar cambios estratégicos que de otro modo llevarían mucho tiempo. Este concepto se alinea tanto con la “doctrina del shock” como con “problema-reacción-solución”.

Superiores intereses y control:

El informe resalta la necesidad de mantener la hegemonía estadounidense: “At present the United States faces no global rival. America’s grand strategy should aim to preserve and extend this advantageous position as far into the future as possible.”

Esto se relaciona con cómo las élites pueden usar crisis para justificar políticas que mantienen o expanden su poder, una idea presente en ambas teorías.

Conclusión

La “doctrina del shock” y “problema-reacción-solución” comparten la idea de que las crisis pueden ser explotadas para implementar agendas específicas. Las citas de Attali y del informe del PNAC ilustran cómo los momentos de crisis son vistos como oportunidades para cambios radicales y la consolidación del poder, conceptos centrales en ambas teorías. 

Ambas sugieren una visión crítica de cómo las élites pueden manipular eventos para sus propios fines, utilizando el caos y el miedo para lograr objetivos estratégicos y políticos.

Sesgo de confirmación

A la luz de los siguientes hechos se puede hablar que no estamos bajo un sesgo de confirmación y que hay evidencia suficiente para asegurar que existen actores en posiciones dominantes que se benefician y refuerzan su posición de dominio con las macro crisis independiente del origen natural o artificial de las mismas, aunque también sabemos que las coincidencias no existen, principalmente si estás coincidencias favorecen casualmente siempre los intereses de los mismos actores.

Para evaluar si estamos bajo un sesgo de confirmación o si realmente hay evidencia suficiente para asegurar que existen actores en posiciones dominantes que se benefician y refuerzan su posición de dominio con las macro crisis, es importante revisar tanto la calidad de la evidencia como el rigor con el que se analiza.

Evaluación del Sesgo de Confirmación

Sesgo de confirmación es la tendencia a buscar, interpretar y recordar información de manera que confirme nuestras preconcepciones. En el contexto de la “doctrina del shock” y “problema-reacción-solución”, esto significaría centrarse únicamente en ejemplos que respaldan la idea de que las élites se benefician de las crisis, mientras se ignoran aquellos que no lo hacen.

Evidencia Histórica y Contemporánea

Para asegurar que no estamos bajo un sesgo de confirmación y que realmente existen actores que se benefician de las macro crisis, revisemos algunos ejemplos con evidencia sólida:

La Guerra de Irak y la Industria de Defensa

Hecho: 

La invasión de Irak en 2003 fue seguida por un aumento significativo en los contratos de defensa otorgados a empresas como Halliburton.

Evidencia: 

Documentos del gobierno de EE.UU. y reportajes periodísticos (por ejemplo, investigaciones de The New York Times y The Washington Post) han mostrado cómo estas empresas obtuvieron beneficios sustanciales. Además, las conexiones entre altos funcionarios del gobierno y estas empresas fueron ampliamente documentadas.

Crisis Financiera de 2008

Hecho: 

La crisis financiera global llevó a rescates masivos de instituciones financieras por parte de gobiernos de todo el mundo.

Evidencia: 

Informes del Congreso de EE.UU. y análisis de economistas han demostrado que los rescates beneficiaron a grandes bancos y ejecutivos financieros, muchos de los cuales recibieron bonificaciones incluso después de la crisis. La investigación de la Comisión de Investigación de la Crisis Financiera (FCIC) proporciona una base sólida para estas afirmaciones.

Pandemia de COVID-19

Hecho: 

La pandemia llevó a una concentración masiva de riqueza en manos de unas pocas grandes corporaciones tecnológicas y farmacéuticas.

Evidencia: 

Informes de Forbes y Bloomberg han mostrado cómo las fortunas de los multimillonarios aumentaron drásticamente durante la pandemia. Además, reportes de organizaciones como Oxfam han documentado el aumento de la desigualdad.

Análisis de la Evidencia

Calidad de la Evidencia:

Los informes del gobierno, organismos independientes, resoluciones judiciales, papares científicos repetibles y rigurosos, investigaciones periodísticas y análisis económicos proporcionan datos empíricos y verificables que muestran cómo ciertas entidades se benefician de las crisis.

Consistencia de los Ejemplos:

Estos ejemplos son consistentes a lo largo de diferentes tipos de crisis (militares, financieras, sanitarias), lo que sugiere un patrón más que incidentes aislados.

Interconexión entre Actores:

La evidencia muestra no solo los beneficios obtenidos, sino también las conexiones entre los actores dominantes y las decisiones políticas que facilitaron esos beneficios.

Conclusión

La evidencia recopilada de varias crisis históricas y contemporáneas sugiere que no estamos simplemente bajo un sesgo de confirmación. 

En lugar de eso, existe un patrón consistente donde actores en posiciones dominantes se benefician de las crisis, reforzando su posición de dominio. 

Esta conclusión se basa en datos empíricos sólidos y análisis rigurosos de múltiples fuentes confiables. Sin embargo, es importante mantener una mente abierta y continuar examinando nuevas evidencias y perspectivas para evitar caer en el sesgo de confirmación en el futuro.

Quien se niegue (o sea el negacionista) a reconocer estos hechos demostrados con evidencia empírica y donde claramente se repiten patrones lamentablemente es víctima de la Disonancia Cognitiva, que es una respuesta típica del sistema interno, emocional, mental y psicológico de quien no es capaz de lidiar con la realidad y prefiere ignorar o negar los hechos para mantener su propio equilibrio interno, evitando así el luto y la decepción de haber vivido siempre en la mentira, pero esto es tema para otro artículo.

Deja un comentario